sábado, marzo 01, 2008

¿Ya le diste una patada a tu inmigrante?

Preséntele a un caribeño el prospecto de inmigrar a Australia y lo primero que le va a preocupar (o lo segundo, después del trabajo) es quién va ser él aquí, como va a encajar en esta sociedad. En pocas palabras ¿como son vistos los inmigrantes en Australia? Después de todo, casi todos estos inmigrantes tienen profesión y gozan de cierta reputación en sus países de origen, a pesar de la situación de su país.

¿Quieres saber como ven a los inmigrantes aquí? Haz click en la siguiente imagen:


¿Entendiste el chiste? sigue leyendo

El australiano común no tiene ni la menor idea de como es el proceso de inmigración selectivo ni de por que es que estamos aquí. Por eso la iniciativa del juego “patea a tu inmigrante” arriba, para explicar a través del sarcasmo la contribución de los inmigrantes a la sociedad y economía australiana. La iniciativa es excelente. Conozco de cerca el asunto y puedo decir que Australia no es sustentable sin inmigración. Australia o importa inmigrantes o muere.

El problema es que para este tipo de cosas siempre va a haber una minoría que no lo piensa con la razón sino con las vísceras. Tengo amigos (de los de verdad) australianos que así me lo han manifestado, en particular en contra de ciertas etnias (observen los nombres de los inmigrantes en “patea a un inmigrante”) Pero hoy la agarran contra una etnia, mañana contra otra. Esa es la dinámica de estas cosas.

Todos tenemos un lado bueno y un lado malo. El tipo de persona que somos depende de cual cultivemos y nos cultiven más. Depende de hacia cual lado hayas sido educado o alentado por figuras de poder e influencia como dirigencia política, maestros, profesores, tus jefes en el trabajo, tus padres en tu casa, amigos que admiramos.

A finales de los 90 apareció una figura política sumamente controversial en Australia: Pauline Hanson. Pauline se las arregló para entrar en la nómina del partido liberal y ser elegida al parlamento de Queensland. Su primer discurso frente al parlamento fue totalmente inflamatorio en contra de las políticas de inmigración de Australia, alertando a la población de ser invadida (por una etnia en particular) y de estar perdiendo la esencia de los valores australianos. El infame discurso y otros posteriores, la catapultaron a las primeras planas de los periódicos. Con el tiempo fundó un partido político propio, el cual por increíble que parezca, ha sido el grupo político que ha ganado más popularidad en corto tiempo en Australia. Con su figura humilde de simple dueña de un negocio de “fish and chips”, ganaron varios puestos en el parlamento, primero en Queensland, luego en el parlamento Federal. Como dato interesante Pauline terminó tras las rejas en el 2003 por un problema de malversación de fondos electorales; una tontería diría yo, al lado de lo otro que estaba haciendo (legalmente) Hoy en día Pauline está libre pero su popularidad ha declinado mucho.

El odio es un producto que se vende fácil. Que fácil es apelar a lo peor que tiene la gente. Si tienes un discurso inflamatorio, si tienes a un grupo a quien echarle la culpa y separar entre un "ellos y nosotros", siempre vas a conseguir quien te compre el discurso. Eso pasa y ha pasado con cualquier pueblo. La gente es similar en cualquier parte del mundo.

3 comentarios:

Anónimo dijo...

Cuando se deja el paìs que te ve nacer para insertarte en otro que no conoces crea muchas expectativas, por lo general se hace buscando mejores condiciones de vida que desafortunadamente el pais de origen no proporciona. El camino para ello no es de rosa, es una lucha permanente entre lo que se deja y lo que se consigue, hasta que a la final se antepone el interes de sobrevivencia y se empieza a ver las cosas bajo la òptica mas conveniente.

tcalo dijo...

Si supieras que la situacion no es mejor en otros paises del mundo. Tengo 4 años en italia y con el tiempo me he dado cuenta que el racismo contra el inmigrante es altisimo. Lamentablemente las leyes de inmigracion no son tan buenas como las australianas y aqui hay literalmente de todo, mucha gente en negro que roba y crea miedo en la poblacion. Ser extra-comunitario se ha vuelto una culpa, lamentablemente es mas facil odiar lo diverso que tratar de conocerlo.
Saludos!
t.

Fer dijo...

Hola t,

De todos los paises que he visitado Australia es el pais donde se percibe menos racismo.
Cuando hechas raices y conoces mas de cerca a la gente te das cuenta que siempre hay un "awareness" sobre tu raza, -where are you from?- como para meterte en una matriz conocida y hacer un (pre)juicio -basado en tu raza-... eso a algunos los puede confundir, pero yo no llamaria a eso racismo... En las relaciones de largo plazo -que si es posible hacer con los locales- en menos de 2 semanas se olvidan de donde vienes y te tratan como tratarian a cualquiera.

Saludos,