martes, febrero 24, 2009

The aussie way (5): Pubs and alcohol

-Fer.., fancy a drink?- me dijo un compañero de trabajo mientras yo estaba concentrado en la oficina. –Alrightie, just let me give a ring to the boss- contesté mientras marcaba el teléfono para llamar a la ministra de relaciones exteriores: que mi amor, tu sabes, que es viernes, que voy con los muchachos, dejo el carro en la casa, que sí, que regreso con fulano que su esposa lo pasa buscando. ¡Listo! –Ok guys, let’s go-. Y nos fuimos.

El pub debe ser la mejor de las invenciones australianas. No es el mismo pub oscuro británico lleno de tipos tatuados malencarados mata-wogs (aunque ese tipo de pub también existe aquí) Es, generalmente, un sitio donde se puede comer –a carta fija, no al mismo nivel de un restaurant- con cierto ambiente cordial, me atrevería decir que a veces familiar, donde hasta es posible encontrarse con niños - aunque esto es poco común-. Por supuesto, invariablemente hay una barra, y mucha, mucha cerveza y otras bebidas espirituosas. Y así pues, allí estaba yo, llegando ese viernes por la tarde a un aussie pub con algunos compañeros de trabajo.

-Guys, this shout is mine- dijo uno mientras se paraba de la mesa y se dirigía a la barra. Un shout es una ronda. Aquí existe toda un ceremonia respecto a tomar y a los shouts. Es suficiente decir que, primero, nunca se toma sólo, siempre hay que buscar al menos un mate (compañero) para tomar. Segundo, cada shout que uno reciba debe devolverse –brindarlo- en las siguientes rondas. Tercero: uno no puede retirarse del pub si las rondas no le han permitido devolver los shouts (shame on you); el que se pare es un piker (ni me atrevo a traducir eso). Y –aquí está- cuarto, esta cuarta regla se refiere a la forma y cantidad de lo que se toma.

En la mesa se comenzó con cerveza. Luego alguien sugirió: “next shout spirits guys!” y tomaron whisky Bourbon. De allí otra vez a cerveza, a veces negra, a veces blanca. Luego a cócteles bomba. Ya aquí algunos se estaban descomponiendo: “Maaaatee, you are my mate, ain’t you?...you ain’t gonna get angry with me never ever are you, hahahaha…”. Los tres pegaban saltos, le daban puñetazos a la mesa, se metían con el que pasara; ojos desorbitados, baba cayendo por la boca. Miro a mi alrededor y si bien el ambiente era todavía cordial, sí habían algunos excesos etílicos aquí y allá. En particular en la barra había uno con lentes que se caía de la silla alta de vez en cuando y lo que cargaba era una “voladora” de película. Yo a esas alturas tampoco notaba la diferencia entre una cerveza y una sopa de pollo, por lo que me fui a la terraza a respirar un poco de aire fresco.

Allí en la terraza me puse a cavilar: en Latinoamérica y la Europa mediterránea es embarazoso el lucir así de borracho y ruidoso. Allá es más macho el que aguante más palos sin perder la compostura. Aquí no. Aquí es lo contrario. Como buenos herederos de la Europa nórdica, en Australia es más macho el que se embriague y pegue brincos más rápido. Para eso se bebe, para olvidar, “to get away”. Por eso es que mezclan bebidas, para irse al demonio lo antes posible. Y beben como cosacos, en cantidades industriales. ¡Todos! Hombres y mujeres. No lo digo yo, el problema lo reconocen ellos mismos. Emborracharse aquí es “cool” y es promovido desde todos los espacios sociales: colegios secundarios, casas, amigos. Si sabré yo lo que es ser adolescente y que los amigos te digan: “¿pero tú no lo haces?, lo tienes que hacer, todos lo hacemos, ¿no lo has hecho todavía? ¡Hazlo! ¿Cuando lo vas a hacer?” Y algunas otras cosas frecuentemente vienen con esta cultura etílica fiestera: alcoholismo real, promiscuidad y drogas incluidas. Aquí los adolescentes tienden a ser muchísimo más liberales. Por eso, porque aquí es Cool lo que en Latinoamérica es embarazoso, porque aquí sí hay cultura de emborracharse y no de mantener la compostura; por eso sostengo que en Australia hay que estar más alerta con un hijo adolescente que en Latinoamérica.

En Venezuela, por supuesto, también hay alcoholismo, sobre todo en barrios pobres donde eso de mantener la compostura no se usa tanto. Pero de la clase media hacia arriba todavía existe cultura de beber socialmente y no emborracharse, o al menos fingir no estar borracho, para no “pasar la pena”. Eso sorprendentemente persuade a muchos a beber con moderación. Pero aquí no estamos protegidos por el mantra de una clase privilegiada. Aquí vivimos como todos, en el gran barrio Australia -casi- sin clases, donde todo lo que le pase al populacho, bueno o malo, le puede pasar a uno. Dicho esto, lo que se necesita es sólo un poco más de atención al adolescente, más nada. Conozco muchos casos donde todo va bien –y también algunos donde no-.

De vuelta de la terraza, ya adentro se había prendido una trifulca que involucraba al amigo volador de lentes de la barra con otro más. Se estaban dando con todo. Borracho es borracho.

11 comentarios:

hectorpal dijo...

En España también está mal visto enborracharse, aunque no tanto como en España. Los ingleses, alemanes, suecos y findalandeses tratan de emborracharse tan pronto puedan. A los franceses e italianos no los he visto en ese plan. Creo que funciona para los culo-apretados de más al norte.

Anónimo dijo...

Asi es la cosa, vean pues, no todo puede ser color de rosa, pero a todas estas, no terminas de hechar el cuento completo, como quedaste tu ahi? tambien con soberana kurda? jajajaja, aunque lo digas no te lo creo, me consta que no pierdes la compostura, y tu condiciòn de bebedor social impide que llegues a niveles extremos.

tcalo dijo...

¡ahora sí -después de leer este post- que muchos vzlanos harán las maletas pa' irse a australia! :) .... luego dicen que emigrar no hace daño :D
saludos mate!
t.

Fer dijo...

Hector, asi es.

Anonima enmascarada, tu lo dijiste, yo mentengo la compostura.

T, me han contado mucho sobre como es beber en Italia, al sur es embarazoso emborracharse, mas al norte no tanto, es cierto?

* M a r u dijo...

Jajaaj
Con razon mi cunado suena con irse a Australia y detesta USA.. jejej...
Y como quedo tu tolerancia al alcohol? jejeje

Fer dijo...

Yo, Maru, yo me defiendo... pero eso si, sin perder la compostura.

Anónimo dijo...

Buenisimo, da para mucho y contar 30 años de experiencia en Australia imposible.

Perdona Fer ,e podrias aclarar en ingles o en otra version de castellano que quisiste decir con "
y lo que cargaba era una “voladora” de película." Lo que no me queda claro era voladora aunque uno puede suponer hacia adonde apunta pero preferiria entenderlo, asi que cuando puedas me ayudas.


Raul

Fer dijo...

Raul,

Eso es slang venezolano, significa "estar en curda" en lunfardo.

Jajajaja

ClaveDeSol dijo...

Acabo de encontrar este blog por casualidad porque estoy buscando información de Australia, ya que me voy allá por 3 meses.

¡¡Qué bueno que siendo venezolano halláis emigrado toda la familia para allá!!

¡¡Besos!!

Arnaldo Alvarado dijo...

La semana pasada, en el noticiero TELEVEN, mostraron un reportaje sobre un estudio Australiana. El mismo decia que las personas que ingieren licor con regularidad eran más activos sexualmente que los abstemios. De igual manera revelo que los bebedores tenian mas las mismas expectativas de vida que los no bebedores. A mi parece que es solo un justificativo. Que opinas tu?

Fer dijo...

Clave, gracias por visitar...

Arnaldo: creo que ese estudio analiza solo el que se toma una copa o dos con frecuencia -p.e. diario-, algo asi he leido aqui, pero sin duda que no se refiere a los que beben para emborracharse, y menos con frecuencia.

Saludos,