lunes, febrero 02, 2009

La imposibilidad del no

Mucho se ha hablado –particularmente en los últimos tiempos de éxodo masivo de criollos al exterior- sobre que es lo que más caracteriza a los venezolanos. Se dice que somos comedores empedernidos de arepas y de diablitos Underwood, que tomamos Toddy, Frescolita –y un Nestea especial también-, que somos muy solidarios para rumbear –y un poco desunidos para casi cualquier otra cosa-, que somos amigeros, habladores, exagerados, bailadores, con bellas mujeres, se habla de todas esas cosas y más; todas discutibles, todas vulnerables, todas clichés con numerosas excepciones a la regla.

Yo creo, en cambio, que lo que más nos caracteriza es algo mucho más sutil; vendría a ser algo que afecta todos los aspectos de nuestras vidas –particularmente como nos relacionamos-. Planteo aquí que nuestra marca de fábrica, nuestro talante común, es nuestra imposibilidad de decir “no”.

Y así es. Lo que para cualquier mortal criado en otros pagos seria resuelto con un sencillo “no, panita, hoy no puedo”, a nosotros nos cuesta un mundo. Por ejemplo, propóngale usted a un australiano que conoció en una reunión –digamos, no exactamente a un amigo, sino alguien que sabes que se caen medianamente bien- que un día por favor te cuide al niño, que tú tienes que hacer una diligencia. El anglosajón en cuestión dirá que sí, si realmente puede y si quiere hacerlo. Si no puede, y aún si puede pero simplemente no quiere, sin ninguna razón lógica, él va a decir que no –punto-.

El mismo caso pero esta vez entre venezolanos, o mejor, entre venezolanas –supuestamente amiguísimas-:

- Aló ¿manita? ¿Hola, como estás?
- Chévere, ¿y tú?
- Bien vale… aquí pasando calor, en estos días la temperatura ha llegado a 43…
- Ay sí. No veo la hora que llegue el invierno de nuevo…
- Sí vale… Mira mana, tú sabes que este viernes tenemos la fiesta del trabajo de Juancho y tú sabes como es la cosa aquí: No kids. ¿Será que tú puedes hacerme la segunda con mí chamo?
- (Pensando: “… está sí que es fresca de verdad, con lo que me cuesta mi tiempo libre esta cree que lo voy a querer pasar cuidando un muchacho de otro…”)

Pero en ese momento la neurona 4301 se le cruza con la 2345 y en el cortocircuito liberan una enzima desoxirribonucleica que le nubla el pensamiento, y le dice:

- Ok chama, tráeme tu chamo el viernes.

Y por supuesto, se queda pensando –y peor, comentando- que su amiga es una abusadora. Pero no le dice que no. No se lo dice, porque ella misma no sabe recibir un no. Si uno le pide un favor a un compatriota y recibe un no, generalmente uno se ofende. Toda una receta para el conflicto.

Si existiera un antídoto, una suerte de inyección que nos enseñara a decir que “no” cuando hay que decirlo, yo mismo me sacrificaría y haría de conejillo de indias. Me imagino el momento: me inyectan, se me ponen los ojos blancos, la lengua se me sale, pego tres chillidos, y en el trance busco el laptop, me lo pongo en las piernas y comienzo a escribir un post, así:

- ¡NO! Porque no me como, nunca me he comido y nunca me comeré, esas morcillas en almíbar que llaman la revolución bolivariana.

- ¡NO! Por haberse jugado la carta del odio dividiendo a los venezolanos y aglutinando contra enemigos imaginarios. ¡Que fácil se vende el odio!

- ¡NO! Por bravucón, guapo y apoyao en una chequera de petróleo. Te quiero ver ahora sin plata, papá.

- ¡NO! Por emplear la sutil intimidación: lo suficientemente sutil para desmentirla a nivel internacional, lo suficientemente contundente como para asustar. Me refiero aquí a las listas de opositores marcados, a las brigadas de choque de civiles “independientes”; a las amenazas públicas; a eso y más.

- ¡NO! Por fingir querer a un pueblo dándole regalos y dádivas, y no lo que realmente necesitan: educación y trabajo.

- ¡NO! Por querer quebrar el sector privado productivo del país y sustituirlos con puestos de trabajos improductivos en la nómina pública para disfrazar el desempleo y crear dependencia con el régimen.

- ¡NO! Por meterse con lo más sagrado: destruir la educación, cambiar la historia que se cuenta, crear carreras universitarias de 2 años, secundarias de 2 años, primarias de 1 año.

- ¡NO! Por meterse con lo más impoluto: nuestros niños declamando poemas a revoluciones absurdas, inventar que la patria potestad de los niños no es de los padres sino del estado.

- ¡NO! Porque nunca había habido tanta escasez, tantas empresas quebradas, tanto retroceso, y a la vez nunca había entrado tanta plata en tan corto tiempo al país.

El antídoto sirve. Inmunízate. Aprende a decir que NO este febrero.

10 comentarios:

http://gochosenaustralia.blogspot.com dijo...

Ese va a ser el NO mas fácil que haya dicho en toda mi vida!!!

Diana dijo...

Excelente post ;) NO es la consigna.

Saludos

marialerondon dijo...

Coooo.... y lo que e inyectaste estaba como el whiskey, pinchado con algo mas!
Uno de los mejores (a mi parecer claro) que has escrito!
Muy bueno!!!

Anónimo dijo...

Razones sobran para decir mil veces NO, solo falta gente con capacidad de pensamiento y discernimiento para establecer lo que realmente conviene para salir de este atraso donde han metido a este pais, y lo que es mas grave, quieren que ese atraso se mantenga por los siglos de los siglos amen. Se necesita ser inconciente para obviar esa realidad que esta a la vista de cualquier persona con cuatro dedos de frente, con personajes como el que tenemos dirigiendo los destinos de este pais jamas saldremos adelante y nome entra por ningun lado que una enmienda constitucional para perpetuarse en el poder sea la solucion de todos los problemas que afectan a los venezolanos. Claro, hay que sobrevivir, y para eso se necesita fuerza, coraje y valentia, y no dejar que las adversidades se apoderen de uno, pero llegarà el momento q2ue el pueblo por si solo dira No a tanta mentira y engaño.

Fer dijo...

Gocho(a), Diana, gracias!

Mariale, Gracias... y la apologia a la inyeccion esta muy sugerente, ni yo le hubiera sacado esa punta.

anonima con antifaz, el punto esta precisamente en entender porque -todavia y a pesar de todo- tanta gente apoya a ese regimen. Es contraproducente ignorar que esa gente existe, o llamarlos tarados, o excluirlos. Ellos tambien son venezolanos y cualquier proyecto de pais debe incluirlos a ellos y a sus necesidades.

Saludos!

Frank dijo...

Fer el problema no es decir SI o NO. El problema es cuantas veces hay que decirlo.

Basicamente en politica en venezuela NO hay solamente 2 bandos, realmente son 3. El primero son los oficialistas, full cohesionados y firmes a las ordenes sean cuales sean. Y los otros dos pertenecen a los opositores... Pensabas que iba a decir que el 3ro eran los Ni..Ni... verdad???

Pues No, en la oposicion hay dos variantes:

1. Los que creen que el proceso de cambio de gobierno se debe hacer siguiendo la ruta electoral, las elecciones de asamblea, un posible RR y finalmente en el 2012 el zarpaso final.

2. Los que creen que para el anio que viene ya no habra pais y mucho menos para el 2012. Por ello sostienen que el gobierno se tiene que ir ayer. Que cada dia que pasa es pais menos que se le deja a las generaciones futuras.

Por eso, el ganar o perder el referendo es completamente pointless. Nada va a cambiar porque ya el lo dijo, la enmienda no tiene limite de consulta. Si el 15 pierde el 16 la vuelve a convocar. Entonces cual de las dos divisiones opositoras estara en la razon???

Seguir haciendo el juego de marchar al son que dicte el senor gastando lo poco que queda en procesos comiciales o matar la culebra por la cabeza????

Finalmente... sea cual sea la solucion, la verdad... ya ni me importa. No sabes lo que duele tener que decir eso.

Fer dijo...

Hola Frank,

En politica todos las batallas son importantes, particularmente las mas pequenias y el 15F es una mas. Con eso, claro, no van a sacar a nadie ya, ni se van a detener las ambiciones de Esteban de eternizarse, pero no es de eso de lo que se trata. Es solo una pelea politica mas que hay que enfrentar.

A finales de este anio nadie se va a acordar de este referendo, ni de si el "no" gano o perdio, al lado del inmenso deficit fiscal que va a tener Venezuela y a los problemas de liquidez para pagar tanto afuera como adentro. Misiones, regalos, medicos cubanos, nominas publicas abultadas, todo se va a quedar sin fondos con el precio del petroleo como esta. Con la estructura impresionante que este gobierno ha construido para gastar -no invertir: gastar- plata, el descontento sera generalizado. Esa es la mejor oportunidad politica que se habra presentado alla en los ultimos 10 anios para medio comenzar a salir de ese regimen. Espero que se sepa aprovechar.

Y en un anio pondre un link a este comentario diciendo: "ven que se los dije?..."

Saludos,

Arnaldo Alvarado dijo...

Lo facil: VOTAR NO
Lo dificil: Hacer que todos salgan a votar.

tcalo dijo...

Que impotencia la verdad, porque el problema no es que digamos que no, el problema es que no nos paran!!! Ya la otra vez dijimos NO y el tipo sigue!, pareciera que está sembrado en esa silla!!!...
saludos!
t.
ps:por cierto esa maña nuestra de no decir no, se supera rapidito a los primeros "choques" con la cultura europea. Es algo dificil de entender desde venezuela, pero cuando le agarras el gustico ya nadie te detiene :)

Fer dijo...

Arnaldo: para eso esta el liderzgo de los partidos politicos...

T: este anio se desgasta..
PD: es por eso que yo prefiero pedirle cualquier favor no urgente a un Australiano en ves de a un Venezolano. Nunca sabes si estos ultimos te dicen que si por compromiso o si querian de verdad, como no saben decir no... (amigos venezolanos de confianza exceptuados)