viernes, abril 17, 2009

Morcillas en almíbar

A mí me preocupan un montón esas personas que andan por allí perennemente felices. Esos a los que todavía no les has acabado de preguntar “¿Cómo estás? “ cuando ya te saltan encima con un “super ultra recontra híper califragilísticamente efervecente ¡a las mil maravillas!”. Y justo allí, cuando me cae el chaparrón de super positivismo eléctrico, pienso: “¡ay papá! Algo anda muy mal aquí”.

Todo en esta vida es un balance. Como los ingredientes en la comida oriental que mezclan azúcar con picante. O como a mí que me encanta mi trabajo pero eso no me impide el querer unas merecidas vacaciones. Como el Yin y el Yan, todo debe ser balanceado. Y todo tiene su lado bueno y su lado malo. De lo malo poco se habla –porque te hace ver socialmente negativo- pero eso no altera su existencia. El caso es que lo malo existe para compensar lo bueno porque nada es perfecto. Eso es un balance y aprendí temprano que cada quien escoge los suyos, y depende de los que elijas el tipo de persona que seas. Algunos serán buenos balances: la vida familiar, o laboral, o él círculo de amigos. Y otros no serán tan positivos –en ese caso todavía no hay balance-. Pero todos tenemos otra categoría de balances que como que no nos cuadran. Son como unas morcillas en almibar, combinaciones que - aunque intentan ser balanceadas- no terminamos de pasar.

Yo agradezco –y siempre agradeceré- a la providencia por haber nacido y crecido en Venezuela. En ningún lugar del mundo se vive la vida con la intensidad con la que se vive en el Caribe (mi opinión personal claro está, luego de haber vivido en varios países) La estrella aquí es, por supuesto, la rumba, la fiesta, el calor humano. Y que conste, mucho se me ha dicho que eso es efímero, que cuando llegue a viejo probablemente ninguno de mis amigos de farra va a estar conmigo. No estoy de acuerdo. Yo pienso que son precisamente esos momentos los que siempre me van a acompañar, son esos instantes los que realmente transcienden. Con mis amigos me he reído y he gozado un mundo. El resto –como diría un amigo mío- todo se quedará aquí cuando nos vayamos.

Sin duda los venezolanos individualmente tienen una gran calidad humana ¿Quién lo niega? Pero también es verdad que en sociedad, desde una junta de condominio hacia arriba, somos medio desastrosos. Tenemos todo un conjunto de costumbres que hacen que nuestras comunidades funcionen caóticamente. Un país donde el lucir humilde es un pecado, donde se mira por encima del hombro al que tiene menos, donde todo es un mojón mental, no puede producir una sociedad cohesionada; eso produce en cambio roces, que se escalan en rabia, que a su vez escala en delincuencia, que se devuelve en corrupción e injusticia, y es un todos contra todos donde sólo me importo yo, y no me importa el prójimo. Allí entonces, sálvese quien pueda. Porque si no me importas te robo a mano armada. Y si tengo poder político me corrompo y me enriquezco a tu costa, total no me importas.

Grandes individuos. Paupérrimos en conjunto. Mis morcillas en almíbar.

(Inspirado en las últimas injusticias acaecidas en mi país, entre otras…)

10 comentarios:

Alexandra Paola dijo...

jajaja... los que generalmente dicen eso son muchas veces vendedores de algo... eso creo yo. Tienen q mantener la actitud positiva así no vendan nada para no sentarse a llorar.

Yo no tengo nada contra los positivos pero todo en extremo me molesta.

tcalo dijo...

buen analisis, lamentablemente somos así, para bien o para mal como quien dice. No pensamos en colectivo, y cuando lo hacemos es para decir:que lo hagan los demás.
Pero algo sí es cierto, yo también estoy super feliz que pasé mi infancia y parte de mi vida adulta en Venezuela, el caribe es el caribe!!! :) (que patriota estoy hoy....)
saludos!
t.

Fer dijo...

Alexandra ... y los que responden asi generalmente ven la mercancia pero no compran nada nunca ;)

t, veo con mucha lastima que llegan cada vez mas Vzlanos a Australia y muchos han desarrollado un sentimiento en contra de su propio gentilicio que si bien puedo entender de donde viene, lo unico que hace es hacerles pasar un rato amargo a ellos mismos. Por cierto, los venezolanos no somos los unicos asi...

Saludos

Alexandra Paola dijo...

:D...puede ser muy muy cierto. No me gusta para nada q me metan las cosas por los ojos; eso q t llamen a la casa y t ofrezcan algo una y otra vez hasta que colme la paciencia me desespera. Aqui es muy común :S

Kenny dijo...

Epa Fer como esta todo?

Coincido sobre el sentimiento que se ha desarrollado en nosotros ultimamente, sin embargo, quienes en momentos malos sentimos rabia por las amargos momentos que hemos pasado y nos han marcado haciendo que se internalice esa repulsion, volvemos a la cordura y admitimos que los venezolanos somos unicos.
Me gusta reunirme y hablar con todo el mundo, pero aun mas con Venezolanos pero no en Venezuela a menos que sea en mi casa escuchando gaitas o en canaima donde no me van a detonar

Saludos

Arnaldo Alvarado dijo...

Somos lo que somos, y por eso estamos como estamos. Debemos aceptarnos tal como somos, somos Venezolanos!

Fer dijo...

Ale, a mi tampoco me gusta... Sugieres que vendo algo?

Kenny, que paso con tu blog? a dnde te fuiste?

Arnaldo, y tambien, como en todo, hay diferentes tipos de venezolanos. No todos son iguales.

Mis saludos y respetos. Siento mucho no haber respondido antes, cada vez me queda menos tiempo para esto...

Arnaldo Alvarado dijo...

Es correcto, no todos somos iguales. Pero somos minoria.

Frank dijo...

Fer me he dado cuenta por tus ultimos posts que te has dedicado a analizar la sociedad venezolana. Faraonica empresa mi hermano !!!!

Nosotros los venezolanos somos una sociedad tan compleja que los sociologos pasarian anios formulando hipostesis sin dar en el clavo.

Lo que mas se aproxima a la realidad fue algo que lei (en lo posible lo consigo y te lo paso) que era la teoria de los "vivos-pendejos" en donde siempre somos mas vivos que uno pero tambien somos los pendejos de otro.

En cuanto al exceso de positivismo, tienes razon, a veces raya en la ladilla. Pero para ser honesto, prefiero hablar con un "vendedor de renaware" a calarme una nube negra ambulante que nada sirve, nada funciona, que mal estoy hoy y que mal estare manana.

Creo que lo mejor es como dice la cancion: "Hoy estoy mejor que ayer pero peor que manana"

Suerte en tu analisis, me cuentas tu conclusion.

Saludos

Frank

Pepita Parachoques dijo...

No se si entendi tu post en forma diferente a otros, pero voy a opinar en el sentido que creo haber entendido. Quizas mi medio ambiente me da otras variables jajaja
Hemos perdido el sentido de conjunto, ya no somos nosotros sino nosotros y ellos, ya no somos venezolanos. Lamentablemente hay dos extremos muy bien diferenciados pero que se tocan.
Yop creo convivir con uno de esos extremos y tu ves llegar al otro extremo. Todos pensamos que ellos. El problema es cuando comenzaremos a pensar que nosotros
Saludos
Arriando por que no se puede de otra